REAL Y MUY ILUSTRE ARCHICOFRADÍA DEL

SANTÍSIMO ROSARIO Y LA PURÍSIMA DE LA ERMITA

PEREGRINACIÓN
"SORIHUELA DE GUADALIMAR"

    Los "Hermanos de la Purísima" estamos preparando una peregrinación a Sorihuela de Guadalimar. Allí, Santa Águeda es la patrona, y por ello vamos a visitar este pueblo el domingo 3 de febrero. Así podremos compartir con ellos su fiesta y la nuestra, compartir la misma devoción a Santa Águeda. 
    Nos recibirán a la llegada y nosotros, como muestra de agradecimiento cantaremos nuestro "Rosario de la Aurora" por sus calles. Tras visitar el pueblo, tendremos la comida de fraternidad. También celebraremos la Santa Misa en la Iglesia Parroquial y podremos venerar la reliquia de Santa Águeda.

Distancia a Jaén: 115 km.
Población: 1.256 habitantes.
Altitud: 647 m.
Superficie: 54 km2.
Gentilicio: Sorihueleño.
         Sorihuela del Guadalimar es un pequeño municipio del extremo sudeste de la comarca de El Condado que cuenta con un enclave territorial al nordeste de La Loma. La superficie forestal representa la mitad de la extensión municipal, concentrándose en el mencionado enclave. Las tierras de cultivo, con el olivar como planta dominante, se sitúan en el enclave principal. La actividad económica de la localidad se sustenta en la agricultura, dependiente de la olivicultura, en la industria almazarera y en el turismo, ya que parte de su término pertenece al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

     Enclavada en el parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en Sorihuela del Guadalimar es fiesta el 5 de Febrero, día que la localidad fuera conquistada a los moros en 1235 y festividad de Santa Águeda, la Patrona del pueblo.

        Santa Águeda es la Patrona de Sorihuela y celebra sus fiestas los días 4 y 5 de Febrero, aunque los actos y cultos empiezan unos días antes, concretamente el día 27 de Enero. En este día, por la tarde, da comienzo la solemne novena, que congregará hasta el día 4 de Febrero a todos los sorihueleños en torno a su Patrona. Cada día de la novena estará dedicado a un grupo distinto de la parroquia y del pueblo (niños, jóvenes, catequistas, ancianos, emigrantes, inmigrantes, etc.). La novena se desarrolla con toda la solemnidad y esplendor que Santa Águeda se merece porque sin duda es el mayor orgullo que tienen los sorihueleños. Son nueve días emotivos, llenos de sentimientos y fuertes experiencias y a medida que se va acercando el día 5 va creciendo el fervor y la ilusión.
       El día 4 de Febrero amanece con el ruido atronador de los cohetes y con el volteo de campanas que anuncian los días que se avecinan. Al mediodía se desarrolla la ofrenda floral de la cofradía, autoridades, niños del colegio y devotos a Santa Águeda; en este acto los niños del pueblo con ilusión recitan a su Patrona las poseías que en la escuela le han compuesto con todo su cariño. Al finalizar tan singular recital se procede a pregonar las fiestas, cada año lo hará una persona distinta, ya sorihueleño residente o bien ausente. Por la tarde se celebra el último día de la novena y se impone a los nuevos miembros de la cofradía la medalla; este día la novena está dedicada a la cofradía de Santa Águeda y a todas las hermandades y cofradías del pueblo, que portando sus estandartes e insignias rendirán pleitesía a la Patrona de Sorihuela. Seguidamente la fiesta se traslada a la plaza de los caños, donde se quemará una vistosa colección de fuegos artificiales, haciendo coincidir tan gran espectáculo con la quema de una gran hoguera conmemorativa del martirio de Santa Águeda; a todos los asistentes a este acto, la cofradía los obsequia con un vaso de cuerva y con una patatas asadas. Sigue a esto la verbena que durará hasta las altas horas de la madrugada.
         Ya a las 12 de la noche empieza el día de Santa Águeda, el día grande, y en la iglesia se le cantará la serenata a la Patrona: "Santa y bendita Patrona / Perla del Guadalimar / En el día de tu fiesta / Te vengo a felicitar. Con toda alegría y gozo / Y con toda mi ilusión / Te deseo felicidades / Y te canto esta canción ..."
       Acompañará a los fieles devotos la tuna, acordeones y guitarras, pasando después por los domicilios de todas las Águedas de la localidad que obsequian al cortejo con dulces, vino, mistela, etc.
      Llega el día 5, el día más grande para un sorihueleño; amanece con el volteo de campañas y con el ruido de los cohetes que hoy más que nunca serán los protagonistas junto con Santa Águeda. Al mediodía se celebra la Sagrada Eucaristía celebrada por un eminentísimo sacerdote y concelebrada por varios sacerdotes. Terminada la Misa la fiesta se traslada a los bares y plazas del pueblo donde se reúnen las familias y los amigos para hacer la liga y echarle sus cohetes a Santa Águeda. Por la tarde el momento más esperado, cuando a las 5: 30 de la tarde se abre la puerta principal del templo y sale Santa Águeda a su pueblo, a visitar sus calles, a bendecirlas, a visitar a los enfermos que no la pueden visitar. Es un acontecimiento único, el ver la antiquísima talla de Santa Águeda pasear al son de las marchas procesionales, entre tantos gritos de vivas y entre tantos y tantos sentimientos por las calles viejas y estrechas del casco antiguo. Al anochecer vuelve al templo y entre el estruendo desastroso de las tracas entra triunfante en su casa mirando a su gente que emocionada se agolpa ante ella.